martes, 28 de octubre de 2008

Si corrés bajo la lluvia te mojás menos

Fuente

Cuando estaba niño y empezaba a llover, me decían: "Corré porque te vas a mojar". Toda la vida he hecho caso a esto que me implantaron desde pequeño.


Meses
atrás hablé con una amiga que me decía que esa afirmación era falsa.
Según ella, si corrés hay dos áreas en las que la lluvia empapa más el
cuerpo: la parte superior de la cabeza y su parte frontal. La teoría es que si corrés, hacés que una mayor cantidad de lluvia impacte en la parte delantera del cuerpo.



Pero
las investigaciones han justificado la alternativa de correr bajo la
lluvia. Los científicos han utilizado modelos para estimar que quienes
corren permanecerían un
16% más secos que quienes caminan bajo una lluvia ligera y sin viento, mientras que corriendo conseguirían mantenerse un 44% más seco durante una lluvia intensa y ventosa. La razón es muy simple: cuanto menos tiempo pasás bajo la lluvia, menos te mojás.

Un experimento realizado fue el de medir la cantidad de agua absorbida por una persona que camina y otra que corre
en 100 metros de recorrido bajo una "lluvia" de 20 ml por hora. Se
comprobó que el caminante absorbía 217 g de agua, mientras que el
corredor absorbía sólo 130 g, es decir, una reducción en el índice de humedad del 40%.

Parece que el resultado coincide con lo que toda la vida me dijeron mis padres... y con el sentido común también.

0 comentarios: